jueves, marzo 05, 2009

Una Vida que Sabe a Gloria, Marzo 1.09



UNA VIDA QUE SABE A GLORIA

Este mensaje es el segundo referente al Salmo 51, donde David nos lleva de la crisis por su pecado al gozo de la esperanza de la restauración. Así, en esta porción aprendemos que David anhela que la mano de Dios se manifieste tras su confesión para ver su VIDA RESTAURADA.

TEXTO: Salmos 51:10-19
EXPOSITOR: P.Álvaro Fernández

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Catica, muchas gracias por tu fidelidad en subir los mensajes cada semana, aún luchando con el daño de tu computadora.

Vicky gracias por dirigir la grabación con Alejandro.

Miguel y su grupo, gracias por ayudarnos en la minisatración.

Y a uds que nos oyen, gracias por permitirnos servirles con lo que mas amamos, con la exposición de la Palabra de Dios,

P. Alvaro

Unknown dijo...

1926ala56jado
Querido expositor:

Este Sal.penitencial de David, nos expresa lo que Jesucristo cimentó en el corazón arrepentido de un pecador: confiesa,ora por el perdón,pide paz para su conciencia, gracia para no pecar más,no perder el acceso a Dios, promesa de alcanzar almas, y concluye con una oración por Sión y Jerusalen. Una ORACION DE FE del agrado de Dios.

Amanda de Romero.

Anónimo dijo...

Querido expositor: Me deleito tanto en este Sal. principalmente el ver.7:"Purifícame con hisopo",nos lleva al AT, donde se purificaba en una ceremonia, a todos los que se contaminaban con cadáver,(Nm.19:6) o al leproso,(LV.14:4,6)rociándole a la persona con un hisopo agua con sangre.
Era el deseo de David purificarse de igual manera para disfrutar nuevamente de la comunión con su Señor. Gracias.

Amanda de Romero