lunes, noviembre 30, 2009

Mientras Vienes ¿Cómo Nos Defenderemos? Noviembre 30.09


MIENTRAS VIENES ¿CÓMO NOS DEFENDEREMOS?

El tiempo de ausencia de Jesús de la tierra, provocaría en los discípulos un sentido de abandono similar al de una viuda, y en respuesta a esto el Señor les cuenta una parábola: "Había también en aquella ciudad una viuda..."

TEXTO BÍBLICO: Lucas 18:1-8
EXPOSITOR BÍBLICO: René Osorio

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Apreciado René: Disfruté como siempre de esta exhortación.Las convierto en mis devocionales, con las siguientes conclusiones:
a. La insistencia y la paciencia de una viuda, fueron importantes aqui.
b. Una viuda fué la peor pesadilla de un juez injusto.
c. Dios escoge una viuda, el ej. máximo de la persona oprimida, porque no tenía ningún medio de sostén.
d. La condición social de la viuda implicaba vulnerabilidad,trayendo consigo una imagen de debilidad, necesidad e indigencia.
Por qué menciono a las viudas? Porque el Señor las mencionó todo el tiempo. Porque desde, Gen. hasta Apoc. las viudas y los huérfanos han sido para el Señor
su "vaso más frágil" parte de "su especial tesoro", Ex. 22:22-23 nos lo confirma y muchos más.¡Qué amor del Señor por los huérfanos y las viudas! ¿por qué? Preguntemosle a una viuda, ella dice:"Cuando el compañero de pocos o muchos años nos abandona para siempre, se inicia el proceso "más doloroso" que existe, según estudios, deja una herida emocional inevitable y dificil de curar, implica además la partida del compañero de años, del amigo, del proveedor, amante, protector, padre de los hijos y hasta de un estilo de vida, lo que obliga a reaprender muchas cosas.
Esto es poco de todo lo que quisiera expresar", así termina.
Aquí es cuando entra Nuestro Dios, a consolar, a abrazar, a llorar con ella a convertirse en el padre de sus hijos,a compadecerse en su soledad en sus noches vacías, a sanar esa herida y a convertirse en su "marido" en su protector. Is.54:5. Este en nuestro Dios, el que se compadece, El es Amor, que lo extiende a los huérfanos y las viudas.

Amanda Romero

Anónimo dijo...

Hola René tu predicación fue un verdadero aliento para mi vida, gracias por recordarme quien me defiende, y como debo permanecer en la fe mediante la oración.

Admiro tu dedicación y compromiso.


Catalina Fernández

Anónimo dijo...

Cata , muchisimas gracias por tus comentarios, me alientas no sabes cuanto.
Amanda :
Sabia y bellamente complementas cada predicacion, nos das animos a seguir. Que rico haberte oido previamente al Domingo para haber incluido algunas frases de las que escribes, que seria de bendicion para la comunidad.

LES aprecio

RENE