sábado, noviembre 06, 2010

Su Último Púlpito Fue la Cruz (Parte 1 de 3). Octubre 31.2010



NO LLOREIS POR MI, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos esta frase pronunciada camino al Calvario nos muestra el corazón de Jesús en esos momentos cruciales de su existencia. No había conmiseración en él, había propósito…para esto había venido, para esto había llegado hasta aquí, para esto había emprendido su viaje a Jerusalén, Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén”.

Sufría y seguiría sufriendo, pero su tarea era más grande que su propia vida, más grande que pensar en consentirse para salvar su vida. Su sufrimiento introdujo una nueva razón para sufrir, SUFRIR CON SENTIDO, sufrir por ser siervo a disposición de la voluntad de Su Padre. Fue él mismo quien había dicho en el día de su mayor exaltación, luego de la entrada a Jerusalén: De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor”

Entonces, decodificar el día de su crucifixión debe hacernos pasar la mirada, de las mujeres de Jerusalén a la concepción de Jesús “Es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, y sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que sea muerto, y resucite al tercer día” Por esto hoy al estudiar, en el evangelio de Lucas, el pasaje de su crucifixión vamos a ser mas proposicionales que sentimentales.

Después del camino al Calvario el designio de su sacrificio seguía siendo su meta; ahora Jesús se hallaba a las puertas del martirio mayor, la cruenta cruz; y desde su último púlpito oímos su voz para enseñarnos, una vez más.

Lucas 23:32-43



TEXTO BÍBLICO: Lucas 23:30-43
EXPOSITOR BÍBLICO: P.Álvaro Fernández

No hay comentarios.: